Volvo 1800 ES el ataúd de Blancanieves

Cotizar Seguro

Volvo 1800 ES el ataúd de Blancanieves

Suele decirse que las cosas que están avanzadas en su tiempo deben enfrentarse con el desconocimiento y sobre todo la incomprensión del momento, lo cual hace que objetos y personas deban sacar a relucir toda su personalidad para que la presión y los embates no se los lleve puesto.
Juan Pablo Ferrin
hace 1 mes, 1 semana
Volvo 1800 ES el ataúd de Blancanieves

La historia de Volvo cuenta con un ejemplo claro de esto que estamos contando y es su Volvo 1800 ES que hizo una suerte de punta de lanza en el mercado representado por un estilo clásico hacia su frente, pero íntegramente novedoso y vanguardista hacia su retaguardia, pero que, jocosamente, la opinión pública se esmeró en denominar “el ataúd de Blancanieves”.

Ya despiértate nena

Los cuentos infantiles actuales, en gran medida gracias al rol de Walt Disney y sus fastuosas producciones, han servido para reversionar aquellas historias que se han ido transmitiendo de manera oral por todo el mundo y que en gran medida fueron recopilados y ordenados por Charles Perrault y los hermanos Grimm, pero con unas tramas y finales acordes al público infantil.

Este es el caso de Blancanieves, aquella jovencita humilde y alegre que luego de sobrevivir a una sentencia de muerte de su madrastra, vivía en el bosque rodeada de siete enanos sin saber que la envidia que sentía por ella la reina y villana de la historia la pondría a dormir plácidamente. Blancanieves, víctima de la ingesta de una manzana envenenada, fue depositada en un ataúd de cristal para poder observarla a diario.

Toda esa belleza que encierra el cuento se desdibuja en alguna parte del trayecto para decir, antojadizamente, que el Volvo 1800 ES es su sarcófago porque lo importante en el mercado es siempre poder volver visible aquellos conceptos, positivos o negativos, con los que la gente pueda familiarizarse.

La popularidad de la historia de Blancanieves hizo que se trazara un paralelismo con el vidrio trasero de este automóvil sueco que sembró en el inconsciente colectivo una versión poco feliz de la historia, pero esto es parte del folclore y de saber llevar los sobrenombres con altura.

Una bella versión, más espaciosa y familiar

Tal como se lee en la página oficial de Volvo, fue por el otoño de 1971 que se presentó una nueva versión del famoso P 1800 denominado 1800 ES. El relato explica que el nuevo vehículo poseía una parte trasera de nuevo diseño respecto a sus predecesores, también del 1800. Esta tarea fue encargada al jefe de diseño de Volvo, Jan Wilsgaard, luego que los prototipos de Sergio Coggiola y Pietro Frua hubieran sido rechazados por demasiado futuristas.

Wilsgaard se esmeró en aplicar su concepto de que lo simple es bello y el resultado obtenido ha posicionado a esta unidad como una fuente de constante inspiración y distinción para la actual filial de la empresa china Geely International.

El camino trazado por Wilsgaard con el 1800 ES sería, décadas más tarde, una musa inspiradora y una suerte de homenaje también que se vio plasmado en el Volvo 480 ES y Volvo C30.

En lo que respecta al techo del 1800 ES este se vio ampliado dándole un estilo más familiar a la unidad, lo cual era un gran logro si se piensa que se mantiene el espíritu deportivo. Este concepto se encuentra reforzado con el espacio adicional que se logró para que los propietarios de la época pudieran cargar sus equipos de caza, palos de golf, los kayaks y, por qué no, equipaje para realizar unas escapadas confortables por las distinguidas rutas europeas y americanas, también donde Volvo hizo fuerte su apuesta con este shooting brake.

En su momento la prensa expresó sobre el diseño del ES “la prominente parte trasera de vidrio marca un estilo fuerte y una pieza práctica de ingeniería que se abre al espacioso interior con la ayuda de asientos traseros abatibles”, lo cual casi era una invitación a pensar con qué se podría cargar para estar listos para la aventura. Aventura que de ninguna manera era sinónimo de velocidad, sino más bien de meta cumplida.

Volvo haciendo gala de su honestidad y comunicación destaca que la tecnología del 1800 ES era similar a los demás modelos 1800. La producción duró apenas 2 años, dado que los requisitos de seguridad y contaminación establecidos por Estados Unidos resultaron costosos de satisfacer por los cambios que implicaban realizar en el motor y chasis. Esto no significa que el auto fuera inseguro, sino más bien que Volvo aceptó más conveniente y rentable aplicar las nuevas exigencias en futuros modelos.

La publicidad oficial que sostenía que el 1800 ES podía ser “la camioneta más rápida y bonita del mundo, o el auto deportivo más resistente y confiable del mundo” es posible que haya sido una alternativa un tanto ambigua para captar a los clientes.

Cuando se discontinúo el 1800 ES se habían fabricado poco más de 8 mil unidades que no terminaron de convencer al mercado, respecto a qué estaban ofreciendo. Los más benévolos prefirieron mencionar que era un auto aburrido de buenas intenciones, otros en cambio escogieron denominarlo el ataúd de Blancanieves.

Tan aburrido no era

Tan aburrido y sepulcral no debe haber sido el Volvo 1800 ES en tanto que en el año 1973 fue el auto con el que se premió a la inglesa Marilyn Cole, considerada la Playmate del año.

Esta distinción es otorgada por la revista para adultos Playboy a la Girl Next Door o “chica de la puerta de al lado”, elegida por los lectores de la publicación, pero, en su momento, con la venia del mandamás Hugh Hefner. Este concepto de la chica de la puerta de al lado hace alusión a que cualquier mujer puede formar parte de la publicación por lo que es, igual le sucede al Volvo 1800 ES, tan criticado por las odiosas comparaciones y, sin embargo, se convirtió en el elegido para ocupar el poster central de la primera inglesa con este galardón.

En la publicación mencionada Cole, actual periodista, posa frente a un Volvo 1800 ES color rosa chicle con el que se distinguía a las modelos elegidas. Como dato curioso muchas de las Playmate optaron por cambiarles el color a sus modelos para no ser fácilmente reconocidas por la calle, por lo molesto que esto podía significar.

Además del Volvo 1800 ES de Marilyn Cole, otros coches rosa chicle entregados por el emporio del conejo fueron Plymouth Barracuda, Ford Mustang, Porsche 911S y Dodge Charger.

Un Volvo para todos los días

Si el Volvo 1800 ES ha sido el ataúd de Blancanieves o el picaresco auto de una Playmate, si es lento o rápido, para un soltero empedernido o una familia que lo utiliza todos los días, es una evaluación que debe realizar cada uno.

Por lo que dice la realidad, quienes posean un Volvo 1800 ES estarán en presencia de ese tipo de autos clásicos que no varían demasiado su valor, es decir no se deprecian porque son vehículos confiables en todo sentido, pero tampoco, pese a sus pocas unidades fabricadas, logran volverse en objetos de culto en el mercado internacional rompiendo récord en alguna subasta, pero de esto ¿quién puede estar seguro que no ha de cambiar?

Cotizar Seguro