Se subastará el Rolls-Royce Silver Shadow de Freddie Mercury

Cuando se piensa en las estrellas de la farándula y más cuando esta es internacional se suele asumir que todo roza lo fastuoso y la ostentación. Sin embargo, esta creencia puede tener sus reveses puntuales como es el caso de Freddie Mercury y su Rolls-Royce.
hace 3 meses
Se subastará el Rolls-Royce Silver Shadow de Freddie Mercury

Si bien la historia que se cuenta por estos días en internet respecto a quien conservó el Rolls-Royce Silver Shadow del mítico cantante de Queen tiene sus propias versiones e interpretaciones, lo cierto es que nadie niega que Mercury no lo conducía y mucho menos el cariño que este sentía por su coche.

Freddie por Ucrania

Freddie por Ucrania podría llamarse el evento que se llevará a cabo el 5 noviembre en Londres y que seguramente acaparará la atención de los fanáticos de Queen. Los medios de comunicación han dado la noticia que la casa de subastas RM Sotheby’s ofertará el Rolls-Royce Silver Shadow que perteneció al cantante.

Según trascendió a la prensa mundial, el automóvil tendrá una base de 30 mil libras, cifra que se espera se supere ampliamente primero por el estado propio del vehículo, pero más aún por lo que puedan ofertar los fanáticos de la marca inglesa y los propios admiradores de Freddie.

El dinero recaudado por la subasta del Rolls-Royce, primer auto y uno de los más entrañable para el astro, servirá para contribuir con el trabajo que la organización Superhumans Center lleva adelante en favor de los damnificados por la guerra en Ucrania y tiene como uno de sus objetivos principales construir un hospital en la provincia de Lviv.

El resultado final solo será conocido el propio día de la subasta, pero es casi seguro que a la compulsa entren a jugar “peces gordos” de esos que pueden invertir mucho con tal de tener a este vehículo que dicen, para Freddie, significó mucho volviéndose una potencial mina de oro para quien se quede con él.

Una relación entrañable

Si bien la forma en que cada persona se acerca a los vehículos es única e irrepetible, hay que entender que cuando Freddie Mercury adquirió allá por el año 1979 su Rolls-Royce modelo ’74 sabía bien lo que estaba haciendo.

El Silver Shadow, como todo ejemplar de la marca, significó un vehículo lujoso, con elementos de confort y calidad digno de una estrella del rock como lo era Mercury quien, pese a su amor por los vehículos, tenía chofer para que se hiciera cargo de auto con motor V8, 6750 cc y 190 cv.

Este Shadow fue el modelo más fabricado y el primero de Rolls-Royce en utilizar carrocería autoportante. Además de los detalles característicos de su interior que lo posicionaban como un auto de alta gama para la época, también se destacaba por incorporar el sistema hidroneumático de suspensión con tecnología proveniente de Citroën.

Si bien Mercury adquirió el Shadow en el año 1979, este pertenece a la primera serie, aclaración necesaria porque en al año ‘77 fue lanzado el Silver Shadow II.

A las características propias del auto y el hecho de haber pertenecido a una de las figuras más relevantes del mundo del rock del siglo 20, también se le debe agregar que al haber estado mucho tiempo guardado su odómetro registra poco más de 62 mil millas que, en otras palabras, significa adquirir una reliquia de mediados de la década del ’70 con menos de 100 mil kilómetros de uso.

El Rolls-Royce Silver Shadow y dos autos

Según quien cuente la historia el Rolls-Royce Silver Shadow 1974 que el 5 de noviembre será subastado en Londres por RM Sotheby’s estuvo guardado por un descuido de Jim Beach, manager de Queen, otros dicen que fue a Mary Austin, amiga, amor y musa de Freddie mientras que otros aseguran que lo recibió Kashmira Bulsara, hermana del cantante. Más allá de los aciertos, errores y deslices de la sucesión luego del fallecimiento del ícono mundial de la música, lo cierto es que este no ha sido su único auto.

Quienes conocieron y formaron parte del círculo íntimo del artista reconocen que era admirador de los autos y si bien el Silver Shadow fue su preferido, también fueron de su propiedad un Mercedes Benz 420 SEL y un Range Rover.

El Mercedes Benz 420 SEL se dice que lo utilizaba en ocasiones especiales, dado su gran tamaño resultaba ideal para viajes por la comodidad y tranquilidad que le proporcionaba. Lo último que se supo de este vehículo es que estaba estacionado en un baldío londinense.

Quizás el remate pueda sacarlo del ostracismo y no solo se le brinde el cuidado que el vehículo necesita, sino también la oportunidad de tener una pieza digna de museo.

El Range Rover, del año 1981, propiedad de Mercury era un todo terrero de dos puertas, convertible, que adquirió para sus salidas más rockeras, en las que nada podía detenerlo. Uno de los motivos por los que lo compró fue el hecho de conocer a su propietario que era nada más y nada menos que Roger Taylor, baterista de Queen, quien por su gusto por los autos lo personalizó reforzando su carácter de todo terreno.

Las historias que se construyen

“No seré una estrella de rock, seré una leyenda”, afirmaba Freddie Mercury quien parecía dispuesto a hacer todo en pos de esta aseveración.

Aunque pueda parecer un aspecto negativo, hay que reconocer la capacidad de las personas de vivir siguiendo una idea tan clara y segura como en este caso ser una leyenda.

Dueño de una personalidad que no daba lugar a las medias tintas porque así son las leyendas, algunos los aman mientras que otros las odian, “en el escenario soy un demonio, pero apenas soy un rechazo social”, afirmaba.

Y ¿dónde entra el Rolls-Royce Silver Shadow en esta historia? Sencillamente en la propia creencia y actitud de Freddie de trabajar para que las cosas pasen y dotar al entorno de un aura especial.

Al respecto el manager de Queen, aseguró: “Freddy insistió en que firmáramos todos los contratos, todos juntos, en la parte trasera del “Roller”, porque este era el primer Rolls que había tenido”.

Ahora el Rolls-Royce Silver Shadow tiene una nueva oportunidad de mostrar su aura y energía en favor de las víctimas de la guerra en Ucrania. “Cuando esté muerto, quiero ser recordado como un músico de cierta valía y sustancia”, supo decir en una entrevista, ahora, en esta constante construcción de la historia, habrá que darle una oportunidad a la leyenda.

Freddie Mercury siempre en el podio

La subasta del Rolls-Royce Silver Shadow no es el primer objeto que le perteneció que sale al mercado para que fanáticos y admiradores de la leyenda demuestren cuánto puede valer su admiración.

El 3 de julio del 2012, en Londres, se subastó aquél icónico traje de arlequín que Freddie utilizó en algunos conciertos allá por la década del ’70. La subasta estuvo a cargo de la sala Bonhams y logró algo más de 35 mil dólares por el traje en blanco y negro que era un homenaje al look utilizado por el bailarín ruso de ballet, Vaslav Nijinsky.

Desde Bonhams se describió “Los memorables trajes del cantante de Queen reflejaron su naturaleza artística y fueron fundamentales para su extravagante estilo de actuación. El traje de arlequín fue uno de los diseños escénicos más reconocibles del músico, que usó en varios conciertos de alto perfil en la década de 1970”, por la figura de Nijinsky y el propio Freddie, esta compulsa triplicó el valor original de la prenda.

En esta instancia también se subastaron objetos de otros artistas como un bajo Pink Floyd Fender Precision de Roger Water y una chaqueta estilo militar de Michael Jackson.

Lotus Evora S Freddie Mercury Edition, la leyenda tiene su homenaje

Farrokh Bulsara nació en la isla de Zanzíbar, Tanzania, en el año 1946; celebrando 65 aniversario de su nacimiento la automotriz Lotus subastó un auto en su homenaje y de este modo apoyar a la Mercury Phoenix Trust.

El vehículo de la casa inglesa en homenaje a Bulsara, mundialmente conocido como Freddie Mercury, es un Lotus Evora S Freddie Mercury Edition y la Mercury Phoenix Trust es una organización creada por Brian May y Roger Taylor, miembros de Queen para investigar y concientizar sobre el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El Lotus Evora S Freddie Mercury Edition es un deportivo que se diseño siguiendo los colores que el cantante utilizara en el ‘86 en la gira Magic Tour.

En el exterior este prototipo cuenta con una franja roja y amarilla. Por su parte en los guardabarros delanteros posee la silueta serigrafiada de Mercury con el puño en alto. El interior combina los colores negro y amarillo dando impacto y personalidad, teniendo como broche de oro la firma de Freddie en la guantera y el logo de Queen en las butacas.

Volviendo a la subasta del 5 de noviembre, se anuncia que para acreditar la autenticidad del vehículo se entregarán facturas del taller mecánico a nombre de Freddie Mercury. Siempre es importante y valioso estar seguro.