Los seguros y la conducción

Desde CompreSeguros.com trabajamos a diario para guiar a nuestros clientes en las decisiones que harán de cada momento de conducción, una experiencia segura. No solo se trata de buscar el mejor precio para una póliza de auto porque su tranquilidad y la de su familia deben estar siempre a resguardo.
hace 1 semana, 4 días
Los seguros y la conducción

Para brindarle un servicio de calidad no solo nos interesa acercarle propuestas que hacen a los diferentes seguros que se pueden contratar y las aseguradoras habilitadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación, también es importante acercarle información relevante a su actividad de conducción cotidiana.

Un tema que nos interesa abordar es el de la prudencia al manejar y las medidas de precaución que pueden salvar muchas vidas, no solo de accidentes fatales, sino también de aquellos que cambian el destino de sus protagonistas.

Seguros de autos post pandemia

Muchas noticias han hecho mención a los aumentos registrados en los valores de los seguros de auto después de la cuarentena vivida por la pandemia Covid-19. Pero poco se ha hablado sobre el aumento de accidentes e incidentes en la vía pública a consecuencia de que la gente, en general, se ha visto afectada por el encierro obligatorio.

La forma de manejar ha cambiado, el grado de tolerancia y predisposición al diálogo se han visto dañados y eso provoca que se presenten más situaciones de enfrentamiento y choques entre los conductores.

La falta de práctica es algo que se hace notar los primeros días que uno retoma cualquier actividad, pero en un corto tiempo se recupera la experiencia oxidada por falta de uso. El tema más recurrente es el problema de fallas en la comunicación y la irascibilidad de los conductores.

La culpa es de otro

Un término muy usado últimamente es la empatía y para explicarlo de manera sencilla es la actitud que nos permite ubicarnos en una determinada situación y ponernos en los “zapatos” del otro. Este ejercicio nos permite evaluar el contexto de la otra persona y considerar cuáles son los condicionamientos para que reaccione de una determinada manera. El ponerse en el lugar del otro no es una experiencia recurrente en la sociedad actual y, aunque algunos vaticinaron que saldríamos más buenos de la pandemia, pruebas hay de que no es el caso general.

Lo que prima, en estos momentos, son las situaciones en las que los conductores buscan culpables de los accidentes en los otros, sea que se trate de transeúntes, motociclistas o automovilistas. Lo menos común es la oportunidad de calmarse, informarse los datos civilizadamente y esperar a que las aseguradoras puedan llegar a un acuerdo, que es lo que en definitiva va a suceder.

En estas circunstancias el accidente se agranda hasta límites insospechados, en los que se presentan las peores versiones de los conductores y damnificados. Por supuesto, que hablamos aquí de la generalidad y no de casos particulares.

El mejor seguro para mí

Elegir un auto para comprar como primera opción o para renovar el que se tiene es una experiencia importante y la mayoría de las personas lo asumen con responsabilidad. Pero la elección del mejor seguro de auto para cada conductor es algo que no se realiza con el mismo compromiso.

Un dato que no es menor es que la elección del mejor seguro tiene que ver, en gran parte, con realizar un examen de cómo es la persona manejando, cuáles son sus fortalezas y debilidades y, en base a ello, los riesgos latentes al conducir. Como este nivel de introspección requiere de una gran autocrítica, lo que prevalece como causantes de contratación de un determinado seguro se relaciona más con recomendaciones, promociones o el precio.

Es fundamental contar con un seguro de autos que nos convenga, pero también que se ajuste a las necesidades particulares de cada caso, no solo es importante hacer una buena inversión, sino también tener la tranquilidad al manejar que se está verdaderamente protegido. Por eso, elegir una aseguradora de su confianza es importante al igual que una póliza que lo represente.

La práctica hace al maestro

Entrenar o practicar diferentes actividades o disciplinas permite que las personas sean destacados exponentes en lo que realicen y con el arte de manejar sucede igual que con otras labores. Así es como podemos inferir que al tener una limitación a la hora de conducir es fundamental identificarla para poder reforzar la práctica de forma consciente para mejorar; y tratándose de una cuestión de seguridad al volante, con más razones.

Un conocido realizó una apuesta con su esposa, ya que ella afirmaba que nunca colocaba la luz de giro antes de doblar, pero el insistía que eso no era así; decidieron que llevarían una libreta para anotar cada olvido y que, por cada uno de ello, él cumpliría una prenda. El resultado fue asombroso, nuestro conductor llegó a registrar más del 50 por ciento de olvidos en esta sencilla acción, los que le valieron a su esposa un sinnúmero de beneficiosos regalos cotidianos como regarle las plantas, aspirar las alfombras y realizar algunas compras. Pero, lo más importante es que nuestro olvidadizo conductor pudo corregir una falta al manejar que le significará mayores beneficios en el futuro.

A través de un juego, un error al manejar pudo ser visualizado, cuantificado y corregido. En ocasiones lo interesante está en encontrar la mejor manera de incorporar buenos hábitos.

Responsabilidad Civil

Muchas veces no nos detenemos a pensar en los nombres de los planes de seguros para autos que contratamos y así el seguro de responsabilidad hacia terceros es un concepto que se asocia más a la póliza que debemos contratar por obligación que a un concepto firme sobre la buena vecindad y una mejor convivencia.

La Responsabilidad Civil que tenemos con otros es el compromiso que ante cualquier eventualidad en la que alguna persona salga lastimada o damnificada tendrá una compensación.

Pero la principal responsabilidad al manejar, además de contratar un seguro que amparé a un posible damnificado, es la de conducir con respeto hacia la integridad propia y la de los demás junto a un correcto uso del automóvil al igual que el conocimiento de las normas de tránsito que nos rigen como sociedad.

Riesgos latentes

Los principales riesgos al manejar no pueden medirse de forma absoluta, ya que hay cuestiones propias de la fortuna que no se pueden prever de una vez para siempre. Pero los llamados latentes si pueden anticiparse y, por ello, las empresas aseguradoras realizan estudios por rangos que permiten aproximarse a una calificación cercana a la realidad a la que cada conductor hace frente a diario.

Cuestiones como el lugar donde se vive, el modelo del auto, la edad y género del conductor son factores que marcan tendencias en cuanto a los riesgos que tienen mayores probabilidades de suceder y que deben ser asegurados con mayor precisión.

En definitiva, es elemental para una mejor convivencia social que los conductores puedan evaluar su forma de manejar, sus principales fortalezas y mayores debilidades para poder trabajar en consecuencia y con responsabilidad hacia propios y terceros. Mejorar es una cuestión de decisiones, pero cuando uno puede visualizar lo que se gana con esta decisión el esfuerzo es más liviano, en perspectiva.