Limpie seguro su mente con luz natural y una salida

Estar en casa, acostado o tirado en el sillón, forman parte del gran plan para los próximos días para gran parte de la población nacional que incluye a quienes gustan del fútbol, los que no y quieren ver cualquier cosa, pero, sobre todo, a los que bajo ningún punto de vista están dispuestos a salir con este calor insufrible.
hace 2 meses, 1 semana
Limpie seguro su mente con luz natural y una salida

En ¿Qué hacer para evitar el síndrome de burnout? Hablamos de cómo las personas se cansan al punto de sentir un estrés crónico en el trabajo el cual, en ocasiones, parece trasladarse y crecer en el ámbito familiar.

Dicen los especialistas en salud mental que para higienizar la mente es indispensable estar al aire libre bajo el sol por lo menos dos horas al día. Los profesionales aseguran que esta práctica, la cual no es igual que pasar mucho tiempo al lado de la ventana en una oficina, en el auto o transporte público, permite que se regule la melatonina, serotonina y cortisol.

Además de lograr un buen descanso de forma natural, y así aliviar todo ese estrés acumulado, los profesionales recomiendan salir de casa y estar en contacto con la luz natural para también encontrarse y reconocer el mundo que nos rodea.

Esta actividad que puede ser individual o acompañado de una mascota caminando por espacios seguros próximos al domicilio, paseando en bicicleta o ser una actividad programada de encuentro deportivo con amistades necesita, en estos días, que sea realizado con el debido cuidado.

Ese riesgo concreto llamado calor

Nadie duda que el calor es altamente deseado cuando, por ejemplo, se está al lado del río con algo para comer y tomar o también al borde de la pileta con música y grata compañía, pero la situación se vuelve completamente diferente cuando no queda otra que soportarlo de la manera más estoica posible.

Ya sea porque tiene la oportunidad de pasar un rato agradable y por voluntad propia en ambientes cálidos o resulta una cuestión obligatoria e impostergable, lo cierto es que tiene que procurarse todas las medidas posibles para no sufrir de insolación o golpe de calor.

Los especialistas explican que es común que se hable de insolación y golpe de calor como si estos fueran sinónimos cuando en realidad no lo son, pero sobre todo porque requieren su propia forma de proceder. El punto en común que se puede mencionar en ambos casos es la “incapacidad del organismo para termoregular y hacer que el cuerpo regrese a su temperatura normal”.

Es importante destacar que el golpe de calor puede darse al sol o bien en lugares donde hace mucho calor o no están bien ventilados, mientras que la insolación está producida por la exposición prolongada o esfuerzo físico a altas temperaturas.

Los síntomas más comunes del golpe de calor son debilidad, sudor, náuseas, mareos, dolor de cabeza y calambres. Mientras que los de la insolación son confusión, agotamiento, piel caliente, seca y colorada, sed, respiración acelerada y jadeante.

Estos son solo algunos de los síntomas y no siempre se dan en conjunto por lo cual, salir a higienizar la mente del encierro y las preocupaciones es aconsejable siempre y cuando no se conviertan en otro tipo de problemas.

8 consejos para cuidarse de insolación y golpes de calor

Los consejos que brindan los especialistas son claros y concretos, pero no siempre se respetan lo cual hace que las cosas puedan volverse más complicadas. Uno de los puntos a tener en cuenta respecto a las jornadas de calor es prestar atención a los menores de edad y los ancianos que, en ambos casos, pueden no saber cómo expresar aquello que sienten o incluso no pueden hacer nada al respecto.

Hidratación como un buen hábito: los especialistas hablan que esta tiene que ser una regla en todo momento del año, sin importar la edad o la actividad que la persona desarrolla. Pero también es importante que hombres y mujeres puedan lograr calidad en lo que consumen. La cantidad de agua recomendada, de forma teórica, es de dos litros cantidad esta que puede variar drásticamente de acuerdo a la edad de la persona, su actividad cotidiana o inclusive otros factores de salud. El consumo de los dos litros de agua es, de acuerdo a los especialistas, independiente respecto a la ingesta de otras bebidas como pueden ser jugos o gaseosas.

Hidratarse de forma objetiva: muchas de las personas suelen estar seguras que han ingerido la cantidad indicada de agua por día y en realidad lo dicen sin saber. Este hábito es fácilmente medible con un control en botellas o vasos que cada persona ingiere a lo largo del día. Esta tarea resulta un llamado de atención a las personas que de ninguna manera quieren tener problemas en su salud, pero no siempre tienen una conducta saludable. Al respecto, hidratarse de forma objetiva permite a las personas beber antes de sentir sed.

Alimentarse de forma adecuada: los consejos que le estamos brindando dan la sensación de que se sale a realizar actividad física de forma recreativa, sin embargo, esto no siempre es así e inclusive para muchas personas las salidas pueden ser esporádicas. Lo importante es entender lo valioso de hacer ingestas de alimentos como frutas que además de darle saciedad y evitar calambres, lo han de hidratar. Se desaconsejan aquellos productos hipercalóricos y aquellos de los que no se está seguro hayan conservado la cadena de frío.

Cuidarse de y con la actividad física: este punto es importante que se entienda para estar siempre seguro que se hacen bien las cosas. Los especialistas explican que las personas tienden a minimizar su actividad recreativa como el golf, yoga, jugar al pádel e inclusive nadar, porque creen que no representa una fuente de desgaste. Mantenerse hidratado antes de realizar actividad física, durante y después de haberla culminado implica un modo seguro de disfrutar sin ponerse en riesgo.

Respetar los consejos: todos los consejos están dados porque la experiencia y los estudios al respecto, por ejemplo, los de los médicos, tienden a minimizar riesgos y malos momentos. Esto es clave para entender la importancia de cuidar los horarios en los que voluntariamente se realizan ciertas actividades como salir a caminar o acostarse a tomar sol sin las debidas precauciones y sobre todo como si no hubiera un mañana. Ante cualquier duda consulte en los sitios correspondientes respecto a los consejos y normativas respecto a las actividades que desea realizar.

Profesionales de cabecera: para salir a caminar no se suele visitar a un médico, un profesor de gimnasia o entrenador, sin embargo, si se tiene en mente hacer prácticas deportivas para tomar las dos horas de luz natural que recomiendan los psicólogos como forma de regular el organismo e higienizar la mente, es fundamental que se realice los estudios que le garanticen el certificado de apto físico y que un entrenador pueda armarle un plan a medida que, entre otros, evite los accidentes personales.

Ropa adecuada y si está a la moda mejor: a la moda o no es lo de menos, lo importante es que sea siguiendo el criterio de salubridad brindados pos los especialistas. Los consejos respecto a la indumentaria tienen que ver con el hecho de utilizar ropa clara y fresca, también gorra, anteojos y cremas protectoras. Este consejo tiene especial relación con aquellas personas que por querer estar a la moda suelen hacer uso de indumentaria que no es la mejor o de materiales inapropiados, ejemplo de esto último son aquellas personas que están urgidas por llegar al verano y hacen uso de rompevientos o bolsas pegadas al cuerpo para lograr una mayor sudoración.

Duchas reparadoras: cuando vuelva del trabajo, de hacer deporte o de esa salida para ganar las dos horas de luz natural es recomendable que tome una ducha con agua que, por lo menos, no esté extremadamente caliente para que reduzca la temperatura corporal al mismo tiempo que le permita hacer una pausa mental, siempre tan necesaria.

Cuidado con los niños y los ancianos

Desde CompreSeguros.com deseamos que pueda disfrutar de cada salida que realice para tomar aire fresco, ver gente, caminar, conversar y aprovechar la luz natural que tanto bien puede hacerle a usted y sus seres queridos, pero cuide a los bebés, niños y ancianos de las prácticas no tan saludables.

Entre una larga lista de consejos, que siempre tiene un pie en los consejos brindados se recomienda, para los bebés que son lactantes, darles el pecho con una frecuencia mayor a la habitual; para los niños proponerles juegos relajados y en el caso de los ancianos evitar bebidas con cafeína o alcohólicas. En los tres casos hay que tener una actitud responsable y de cuidado seguro respecto a todas aquellas cosas que no son expresadas, pero a las que hay que estar atentos.

Evitar el síndrome de burnout es posible y una de las formas fáciles, baratas y más sencillas es salir a disfrutar de la luz natural que está fuera de las cuatro paredes de su casa u oficina.