Cumple 20 años la tarjeta manos libres de Renault

La innovación es un concepto que siempre ha estado presente en la historia de los automóviles, por ello se ha invertido siempre en equipos de alto rendimiento que puedan desarrollar modelos lindos, pero a la vez funcionales, modernos y de vanguardia.
hace 1 semana, 6 días
Cumple 20 años la tarjeta manos libres de Renault

Dice la prensa especializada que al igual que en política o economía en el desarrollo de la industria automotriz se ha usado, en diferentes oportunidades, la modalidad de espionaje para boicotear lanzamientos y copiar avances tecnológicos de nuevos modelos. Algunos de esos avances surgieron como innovaciones dignas de películas futuristas y con el tiempo fueron incorporadas por las distintas automotrices como un recurso estándar de los automóviles.

Renault la gran innovadora

La automotriz francesa ha cosechado diferentes logros en relación a modernas prestaciones para sus más fieles seguidores, ejemplos de esto fueron los lanzamientos del R16 TX de 1973 que fue el primer automóvil francés en tener cierre centralizado electrónico. Otra ocasión similar se dio en 1982 con la presentación del Renault Fuego que deslumbró con sus modernas cerraduras de puertas a control remoto, y el caso del Laguna II pasó a la historia como el primer auto de uso general en contar con una tarjeta manos libres, marcó definitivamente un camino a seguir.

Este modelo se conoció en su versión prototipo como el vehículo de entrada sin llave, por supuesto en la novedad estaba la inmediatez y en futuros modelos Renault pudo mejorar las prestaciones del dispositivo.

El origen de la tarjeta

La tarjeta fue un chiche tecnológico que se le ocurrió al líder del proyecto Laguna II, Bernard Dumondel. Un tiempo antes de la presentación del nuevo vehículo y durante un viaje a Luxemburgo, Dumondel al alojarse en un prestigioso hotel le tocó usar como llave de su habitación una tarjeta magnética que le sirvió de fuente de imaginación para incorporar una tecnología similar al nuevo modelo.

La idea le cerraba por todos lados, era una idea vanguardista y planteaba una nueva relación del conductor con su automóvil. Renunciar a las llaves era una propuesta revolucionaria y debía ser de Renault.

Al presentar un prototipo al director de programa su idea fue un éxito, cautivó al Comité Ejecutivo del Grupo a Louis Schweitzer, quien era CEO de Renault y como resultado se comenzó a pulir la propuesta presentando una patente para dicho avance.

Un dispositivo único

El manos libres de Renault, que todos conocemos y alguna vez hemos utilizado, no deja de ser una joya de la tecnología. Este dispositivo está compuesto por un sofisticado núcleo que se haya emparejado con el automóvil a través de una programación que se encuentra constantemente en comunicación.

Cuando el conductor se acerca al vehículo, éste detecta la cercanía por medio de receptores o transmisores que “hacen ping” a la tarjeta. Este hacer ping consiste en que el auto emite una señal de radio solicitando la verificación de un código de acceso, una vez que el automóvil reconoce el código válido permite el acceso desbloqueando las puertas.

Esta situación de gran similitud con mensajes a lo James Bond tiene una duración temporal de aproximadamente 80 milisegundos. Cuando el dueño del auto lo abandona, la computadora de a bordo sigue verificando la tarjeta en intervalos regulares, para corroborar la cercanía y al momento que la tarjeta deja de responder, el auto cierra las puertas.

Primeros tiempos difíciles

Haciendo una revisión desde la actualidad sobre la tarjeta manos libres, según la propia Renault, el apostar por una tarjeta de dichas características fue un gran desafío que conllevó una inmensa cantidad de riesgo.

El modelo Laguna II, aunque contó con un récord de 5 estrellas según la valoración de Euro NCAP en su prueba de seguridad, tuvo diferentes inconvenientes técnicos meses después de su lanzamiento.

Uno de los problemas técnicos que se registró en el modelo tuvo como protagonista a la primera versión de la tarjeta manos libres, que tenía como principal error que su señal era interferida por algunos objetos como luces de neón que dificultaban su funcionamiento. Para el momento en que la tarjeta salió a la luz debemos reconocer que las funciones tecnológicas involucradas se hallaban dando sus primeros pasos.

“En un esfuerzo efectuado para satisfacer a los clientes, los entonces ingenieros y diseñadores de Renault reelaboraron el diseño de arriba a abajo, para ofrecer una opción aún más poderosa posteriormente en la pista”, afirma la Directora de Productos Transversales del Grupo Renault Pascaline.

Escuchar al cliente

La base de todo buen producto es brindar las mejores prestaciones a los potenciales clientes, para ello, se debe registrar cada oportunidad de mejora disponible. Renault tomó nota de cada falla y ofreció mejoras sustanciales en las nuevas tarjetas manos libres:

Tarjetas más fuertes y herméticas. Muchos fueron los accidentes reportados por los conductores, algunos olvidos que terminaron con las tarjetas en el lavarropas, o la costumbre de llevarlas en el bolsillo trasero sentándose sobre ellas provocaron, en no pocas ocasiones, que los dispositivos se dañaran.

Activar y desactivar la tarjeta a gusto. Los conductores en determinadas situaciones se encontraban cerca del vehículo, por ejemplo, al salir al campo o cuando estaban lavándolo, ocasiones en las que la cercanía provocaba que el bloqueo de puertas se activara y desactivara de forma permanente. Para suplir esta molestia la computadora a bordo permite apagar la tarjeta a disposición del conductor.

Ocultar una llave en la tarjeta. Una observación que disparó esta posibilidad es que en ocasiones la tarjeta no respondía correctamente o se quedaba sin batería en el momento más inadecuado. Para tales casos de emergencia, Renault decidió ocultar dentro de la misma tarjeta una llave de contacto pequeña que podía utilizarse en los momentos de urgencia para destrabar las puertas o dar contacto.

Ofrecer más de una tarjeta y personalizarlas. Otra realidad palpable en el uso de las tarjetas manos libres es que más de una persona tenía acceso a los vehículos, ya sea que se trate de una familia o un emprendimiento. Así que para Renault significaba mucho dar una experiencia única a cada conductor, así es que planearon entregar hasta 4 tarjetas personalizables por cada modelo. La personalización de las tarjetas incluye configuración de radio, posición particular del asiento, niveles de aire acondicionado, entre otros detalles.

Información clave para ingresar al taller. Al tratarse de un dispositivo electrónico con capacidad para guardar información valiosa la automotriz decidió que una manera de ahorrar tiempo en el mecánico era guardar en la tarjeta datos importantes para una verificación de diagnóstico almacenando, por ejemplo, el número de serie y el registro del automóvil, detalles sobre el propietario, el equipo, el kilometraje e incluso la presión de los neumáticos. Esto le dio a la tarjeta un giro hacia una especie de pasaporte del vehículo.

Una mirada futurista

Renault, desde hace años ha desarrollado un gran equipo a la vanguardia de lo que son las innovaciones tecnológicas al servicio de los conductores y pasajeros. Una de las preocupaciones esenciales de este sector es que la tarjeta de manos libres sea muy funcional y sencilla de usar.

Las unidades digitales han sido rediseñadas para que sean más sólidas, resistentes, con baterías de larga duración y cada vez más prestaciones. Un dato por demás esencial es que la cuestión de seguridad se ha desarrollado con gran esmero para que no sean vulnerables a los ataques de delincuentes.

Tarjetas que llegaron para quedarse

Uno podría creer que los teléfonos inteligentes podrán desplazar a las tarjetas manos libres, ya que sus funciones pueden realizarse desde un mismo dispositivo, pero lo cierto es que lejos de tender a desaparecer este tipo de formato para acceder al auto y sus funciones es una elección a la que los conductores apuestan.

Ya sea porque les interesa tener en un dispositivo paralelo el acceso a su vehículo o porque la practicidad y prestaciones de la tarjeta se ajustan a sus requerimientos, lo cierto es que los números no mienten y en el año 2021 los pedidos realizados a Renault demuestran que la inmensa mayoría prefiere tener la tarjeta manos libres ante el resto de las opciones. Del total de vehículos casi en 2 de cada 3 Renault se solicitan las tarjetas y si trasladamos la ecuación a modelos puntuales la solicitud alcanza el 100 y el 90 por ciento.

Una tarjeta como un seguro

Renault planteó la tarjeta manos libres como una innovación que garantizaba una mejora, pero también una forma de hacerle la vida más fácil a los conductores. Era la expresión tecnológica de acercarse al estilo de vida del nuevo siglo.

En la elección de un seguro de automóvil la lógica es la misma, buscar un aliado que pueda brindar la seguridad y comodidad necesarias para manejar sin preocupaciones. Para poder elegir ese seguro o esa aseguradora que cubra sus expectativas es que CompreSeguros.com le otorga todos sus recursos: asesores expertos en su rubro, información actualizada de las diferentes aseguradoras, cotizadores en línea de las principales pólizas y las noticias de actualidad sobre seguros, autos, siniestros y coberturas.

No dude en conocer todo sobre seguros en la página web más completa del mercado, visítenos nuestro sitio, no se arrepentirá.