Consejos para cuidar el auto después de una escapada

Llegó esa época tan esperada del año en la que todos parecen estar dispuestos a hacer los mandados más insólitos con tal de subirse al auto un rato y poder manejar por las bondades del clima, los paisajes y todo lo que está allí a la espera de ser disfrutado.
hace 1 mes, 1 semana
Consejos para cuidar el auto después de una escapada

Qué decir en este tiempo donde la pandemia parece dar tregua, las autoridades relajan las restricciones y ese deseo por viajar, aunque más no sea unos pocos kilómetros, resultan una actividad largamente esperada.

Ya sea que puede hacer un viaje de unas horitas, un fin de semana (largo) o que está aprovechando de las merecidas vacaciones, es importante que tenga en cuenta los siguientes consejos para cuidar el auto después de una escapada.

Los especialistas dicen

Sin importar dónde se encuentre usted y cuál haya sido el destino elegido, después de una salida de importancia es indispensable hacer un control al estado del vehículo para que los recuerdos sean dignos de contar y los ocasionales ruiditos nada más que unas nimias llamadas de atención.

De acuerdo a la explicación dada por los expertos hay cinco asuntos claves para revisar por un especialista una vez que se ha dado por concluido ese viaje y que, en la medida de las posibilidades, se deben atender antes de la vuelta a la rutina en la que luego no hay tiempo para nada, nadie y todo parece ser una carrera.

Los kilómetros recorridos: atender a la cantidad de kilómetros andados resulta fundamental por el hecho de que pone blanco sobre negro en muchos aspectos como, por ejemplo, clarificar el uso que se ha hecho del vehículo para estar atentos a las cosas más superficiales que puedan luego no serlo tanto o, también, entender cuándo se tiene que ir a un servicio técnico programado.

Nada por aquí, nada por allá: revisar meticulosamente como si se fuera a encontrar de todo, pero con la esperanza de que nada será tan grave es una de las mejores maneras de tener el auto en condiciones tanto para una próxima salida como para volver a la rutina. Entre aquellas cosas que hay que mirar con detenimiento los especialistas dicen: líquido de frenos, aceite, anticongelante y bomba de agua.

A donde el diablo perdió el poncho: a la hora de salir de viaje muchas veces los conductores se relajan y no tienen ese miramiento especial propio de la ciudad y dando el gusto a todos los participantes se transita cuanto camino hace falta para llegar al destino elegido. Ese destino implica en más de una oportunidad utilizar vías alternativas, por no decir que son caminos que calificar en mal estado es hacerles un favor. En definitiva, revisar el estado de los neumáticos es básico después de una salida por la que se transitaron diferentes tipos de suelo.

Fin del viaje: aunque pueda generar tristeza o nostalgia, una vez que se ha regresado al domicilio resulta fundamental dedicarle un momento a bajar todas aquellas cosas que habitualmente no transporta y que en un viaje de fin de semana se llevan como infaltables. Bajar reposeras, mesas, conservadora, parrilla, pelotas, cañas, entre tantas otras cosas que se suelen tener a mano le permitirá tener un descanso al vehículo logrando, por ejemplo, reducir el consumo de combustible y una mayor reacción.

Lavarlo: esta tarea que antes era encargada a los más chicos de la casa y que luego pasó a manos de expertos dedicados a la limpieza de los autos resulta una de las tareas que por cansancio y/o descuido se va postergando, sin tomar noción del perjuicio que esto puede tener en la vida útil del automóvil. No piense en terrenos más benevolentes, tanto si va al mar, la sierra o la pampa, una buena inversión al retornar es sacar cualquier resto indeseable con una limpieza profunda.

Saber reconocer las limitaciones

Los consejos mencionados, que resultan los ítems largamente enumerados por los especialistas, son aquellos aspectos que pueden ser básicos para cualquier conductor con una cierta pericia o experiencia, pudiendo y debiendo estar atento a ellos luego de una escapada si quiere tener en condiciones su vehículo.

Ahora bien, verificar el estado de los neumáticos en cuanto a dibujo y presión es algo no muy difícil de hacer, pero hay otra serie de cosas para las cuales no vale la intuición o las repuestas a “ojito” donde todo depende del ángulo con el que se miren las circunstancias.

Esto que pudiera sonar una suerte de broma no lo es tanto si se piensa en la importancia de saber reconocer las limitaciones técnicas y profesionales a la hora de lograr el mejor rendimiento del automóvil.

Yendo al servicio técnico de la marca de su auto o al mecánico de confianza podrá contarle todos sus pareceres para que estos se encarguen de verificar y dejar en condiciones al rodado para una próxima escapada.

Hoy me siento bien por eso no voy al médico

Similar a lo que sucede con la salud y la visita a los médicos, con los autos es clave poder hacerlos revisar incluso cuando no se detecta ningún tipo de falla.

Imagino que al leer esto puede llegar a pensar que no sé de lo que hablo o que la plata no crece de los árboles. Sin embargo, por experiencia, todos sabemos que el control rutinario es el que permite que el cuerpo y el auto estén en óptimas condiciones. Cualquier mensajito de alerta emitido a tiempo provocará que el dinero invertido sea el mejor utilizado y con un mejor pronóstico para descubrir que el ruidito puede ser el paso previo al estruendo.

Otra de las cosas a poder cambiar es el concepto de que si lleva el auto que funciona bien al mecánico éste le encontrará algo con el fin de sacarle dinero proponiendo reparaciones o cambios de piezas innecesarias. Como en cualquier profesión hay buenos y malos, pero generalizar nunca ha sido un buen camino.

El seguro otro aspecto a revisar

Como una suerte de tradición luego de un fin de semana largo, vacaciones o escapadas, resulta habitual que surjan dudas respecto a los seguros de auto contratados ¿por qué? Sencillamente porque se habla con diferentes personas que a ojito y desde su propia perspectiva tiende a decir.

Como aquellas charlas de los niños en las que “mi papá tiene” o “mi mamá puede”, los conductores suelen presumir de lo que sus compañías de seguros le brindan y por un precio que siempre es más conveniente que lo que uno posee logrando hacer sonar más que un ruidito una terrible alarma.

El consejo desde Compreseguros.com es que lea y relea lo que ha contratado en su póliza para saber con certeza qué coberturas incluye, con qué servicios cuenta y cuáles son los beneficios de dicho producto. Con esa certeza en su poder puede contactar a su compañía para consultar por ofertas y/o promociones o mejor aún, utilizar nuestro cotizador online gratuito e intuitivo, el cual le permite en pocos minutos cotejar si lo que le contaron es mejor que su actual seguro.

No se quede con la duda porque, al igual que el control de su vehículo, significa su tranquilidad y la de sus seres queridos, ahora y en su próxima escapada también.