Cambios increíbles que dejan estela

Hay hechos y cosas que no se discuten porque representan casi una pérdida de tiempo puesto que nadie parece albergar una mínima esperanza de que las cosas vayan a moverse, aunque más no sea un milímetro de su posición actual, sin embargo…
hace 1 mes
Cambios increíbles que dejan estela

Sin embargo, crédulos e incrédulos, entendidos y neófitos, todos por igual, suelen rendirse ante la evidencia de los hechos que por una u otra cosa ya no son como eran antes. Ejemplos al respecto hay varios que fueron promovidos por una persona, un colectivo o el futuro que no tiene remilgos de llegar y hacer de las suyas.

Un mundo no bipolar, internet, criptomonedas, vuelos espaciales para civiles, automóviles eléctricos, son solo pequeñas grajeas de una utopía que deja de serlo.

El mejor automóvil del mundo

La historia de Rolls-Royce Limited nació en el año 1904 cuando Henry Royce, dueño de una fábrica de equipos eléctricos presenta su primer automóvil “Royce” y Charles Rolls, propietario de un concesionario que importaba vehículos de lujo de Francia con aspiraciones de lograr un auto nacional que supere a los demás, se conocieron.

Ese mismo año ambas partes firman un acuerdo por el que Rolls, en exclusividad, vendería los coches fabricados por Royce. En la exposición del Salón de Paris hace furor con su propuesta bajo el lema “el mejor coche del mundo” que se vuelve toda una atracción del evento llevando a Royce y Rolls a firmar un nuevo acuerdo por el que los modelos pasarían a ser denominados Rolls-Royce.

Así comienza la historia de esta marca emblema de lo más sofisticado de Gran Bretaña que ha sabido conquistar a la realeza, marcar récords e incluso sobreponerse a la bancarrota, estatización, desdoblamiento, privatización y tantas aristas que hacen a la marca.

Si son los Rolls-Royce los mejores automóviles del mundo es una cuestión que se puede discutir largamente, pero de lo que no hay ningún tipo de dudas es qué representa en el inconsciente colectivo, capaz de criticarlo para ocultar un amor platónico.

Ese futuro que parece haber estar llegando

En el mes de septiembre crédulos e incrédulos, entendidos y neófitos, todos se hicieron eco de una noticia que sacude las tierras firmes del mundo del automovilismo y, sobre todo, de lo ya conocido en Rolls-Royce.

Torsten Müller-Ötvös, CEO de la marca, fue el encargado de contar al mundo cuáles son los próximos pasos de la compañía como parte de una adaptación necesaria tomada de forma concienzuda, pero sin retrocesos.

En la presentación del Rolls-Royce Spectre se anunció el camino hacia la electrificación total de toda la cartera de productos de la automotriz para el año 2030, lo cual significa que cumplido ese plazo “Rolls-Royce ya no estará en el negocio de producir o vender ningún producto de motor de combustión interna”.

La envergadura del anuncio es tal que el mandamás de la firma con sede en Goodwood afirmó “es el día más significativo en la historia de Rolls-Royce Motor Cars desde el 4 de mayo de 1904, en que Charles Rolls y Sir Henry Royce, se reunieron por primera vez y acordaron que iban a crear el mejor automóvil del mundo”.

Este anuncio va en saga con la visión que allá por el año 1900 tenía Charles Royce, quien vaticinó “el coche eléctrico es perfectamente silencioso y limpio. No hay olor ni vibración, y deberían ser muy útiles cuando se puedan organizar estaciones de carga fijas. Pero por ahora, no preveo que sean muy útiles, al menos durante muchos años”.

Spectre será un auto 100% eléctrico, pero llegará al común de los mortales hacia finales del 2023 luego de una larga prueba mundial.

Si bien no se han dado a conocer los detalles y características que contendrá el coche, ya se juega en su página oficial con ese concepto de que como todo Rolls-Royce será refinado y silencioso dejando tras de sí una estela de intriga como solo un “espectro” puede hacer.

Dos millones y medio de kilómetros

Entre las cosas que no cambian ni un ápice para la marca se puede mencionar el hecho de no renunciar a ser considerada como un símbolo de calidad y confianza de esas que pueden convertirse en parámetros.

Tanto es así que el anuncio de la llegada del Rolls-Royce Spectre, tantas veces esperado por la prensa y los fans que pueden darse el lujo de adquirir un vehículo, deberá esperar a que el 2023 esté dando las hurras para poder verlo por las calles de las más importantes ciudades del mundo como algo distinto a una visión espectral.

Tal como lo reconociera Müller-Ötvös en la presentación de septiembre, primero será probado en un programa alrededor del mundo esperando alcanzar dos millones y medio de kilómetros en diferentes terrenos y climas para que ningún detalle quede librado al azar, porque la calidad se demuestra con acciones concretas.

Dos millones y medio de kilómetros, distancia objetivo de Rolls-Royce, equivale a ir y volver más de seis veces a la luna.

Cambios que marcan actitud

Este paso de vehículos caros con combustión interna a autos caros eléctricos no responde exclusivamente a una decisión de la empresa nacida de su bondad, sino que es una respuesta a cambios solicitados desde diferentes actores de la sociedad en la que existe una lucha de intereses bien marcada para que los cambios se den o bien se retrasen todo lo posible.

Pese a esta lucha intestina que se da mucho más allá de las cuatro paredes de una oficina o los límites de una nación, los cambios se van dando con una certeza para la cual es importante estar preparados, demostrando que la fortaleza de una marca como es Rolls-Royce, en este caso, se evidencia con actitud.

Esta actitud es la que además de lujo le permite a la marca insignia de Gran Bretaña ponerse el objetivo de electrificar todos sus productos en un plazo para el cual aún faltan nueve largos e inciertos años.

Hablar antes que los cambios sean demasiado tarde

Pensar que un gigante al cual lo precede su reputación de lujo, silencio y estilo como el que produce los vehículos Rolls-Royce puede cambiar su motorización interna para pasar a hacer en un futuro próximo autos eléctricos, nos lleva a pensar que es indispensable entender dónde se está parado.

Ejemplo de esta necesidad cada vez más apremiante es el de los seguros de autos y la manera en que nos relacionamos con estos productos, entendidos muchas veces como un trastorno de otro siglo; sin embargo, es uno de los ámbitos en los cuales los cambios se dan de manera más profunda y sensible, aunque no siempre se logren percibir del todo.

Al igual que se viene haciendo en Rolls-Royce, desde Compreseguros.com abogamos porque los asegurados puedan crear una nueva relación con sus pólizas y, mejor aún, con las compañías de seguros que eligen para proteger su patrimonio. Atrás quedaron los tiempos en los que la relación se definía en ganadores y perdedores para ser en la actualidad una construcción de ganar-ganar.

De la misma manera en que Rolls-Royce se propone no perder el tren de los autos eléctricos y hace punta con su Spectre es clave aceptar que los cambios vienen dejando estela.